shanghái ii

dices shanghái,

y algo en este

miércoles tan ordinario

se ha quebrado

 

como un tren

que se sale

de las vías

 

como el retrato

de un desastre

mal enfocado

 

y pienso

no importa

 

iría hasta

el fin del mundo

si así me lo pidieras

 

pero un nudo

hasta atrás

de la garganta

me detiene

 

y es la pausa,

entender

que no lo has dicho

 

y dudar

si acaso

algún día lo dirás.

 

 

 

shanghái i

son sólo veinticuatro horas de vuelo, escala en los ángeles. las escalas antes lo eran todo. te mueves como pieza de ajedrez y contigo, rediriges  mi brújula. igual que la tv tower en berlin o la torre en la madrasa de cababey en kırşehir, ahora las enormes torres del horizonte en shangai serán hacia donde apunte mi norte.

shangai-jr

 

10:04am

apenas dan las diez

y ya has cubierto

de cenizas mi mañana

 

el polvo que procede

los derrumbes

las tragedias

cubre mi escritorio

los cuadernos

y oscurece la ventana

 

la luz se fue

 

se mudó a otro día

en el calendario

 

un día pasado

por supuesto

un día feliz

 

antes de que dijeras

que te ibas

 

apenas dan las diez

metin

y daría igual que ya

fuera a anochecer

buenos días

días en los que logro olvidar cuánto te quiero.

en los que consigo poner en palabras mi recuerdo

el hueco profundísimo que has dejado en mi pecho

mis ganas de sonreír al verte  y saludar

a pesar de la amargura que se ha enroscado lentamente

en mi alma deshilada

 

elefantes y tortugas

y torres blancas que se alzan en la costa

el bósforo

y el rhin

y la nieve que me bautizó

cuando danzaba enamorada

de una idea

la idea de tomar tu mano entre las mías

y sepultar

todos los duelos del pasado

de un vez y para siempre.

 

nota al margen xvii

te extraño y eso que no te has ido aún 

te miro y ya no sé qué dicen tus ojos

ya no se encienden como antes

ya no soy motivo, murmuro

y te doy espacio

y no hago preguntas

y renuncio a cualquier afán de reproche

(no vaya a ser que la pregunta nos devore a los dos)

pero extraño

el lugar

los momentos

saber que éramos motivo

el uno para el otro

y ya ni siquiera quiero decírtelo

porque necesito una señal

indicación de que sigues aquí

conmigo

te extraño y tengo miedo a decírtelo

no vaya a ser 

que no tengas nada 

que decir como respuesta.

día de muertos

mixquic-02

los muertos no regresan

los muertos ya no escuchan.

ni una noche al año

ni el día último del mundo.

los muertos no nos hablan

no nos sueñan

no nos guían.

los muertos viven sólo en nuestra necedad

(humana)

hablan sólo en lo recuerdos

guían sólo con su ejemplo.

los muertos, muertos están, pues.

y ni todas las velas encendidas

ni las flores del munto juntas

podrán traérnoslos de vuelta.