Monstruos bajo la cama

Hay poemas, amor,
que son como disparos
y a veces se me quedan
dudando en la recámara

Llegan versos de otros
-todo en ti fue naufragio-
y van y se entrometen
en el lugar que quiero
deshacer nuestra cama.

Hay poemas, amor,
que no te escribo nunca;
pero no te preocupes:
cansando del trabajo
en que luchando vivo,
te guardo los mejores,
por si vuelves a casa.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s