Hastío

Sorbos al café

humedades añejas

-eso somos-

me dices desde

el borde de la silla…

escucho tus pasos

cautelosamente medidos

te escucho entrar

sin decir nada más.

·

Tu voz

aún sigue golpeando

mis sienes

-a veces callas-

inhomogeneidades

de la memoria

como arrugas en el papel

que distorsionan las palabras

y los sonidos.

·

Quedan migas de

los versos pasados,

restos de embarcaciones

que debían llevarnos muy lejos

y ahora yacen varados

en costas imposibles,

versos que no puedo sacurdirme…

se quedan atrapados

en las redes que se tejen

con las nuevas palabras.

-M-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s