Te amo cuando duermes

Te amo cuando duermes,

porque pareces tan ajeno a mi

-tan alejado de todo-.

Me gusta saber que

deambulas por paisajes imposibles

y jardines de alucinaciones

personales

en los que yo no puedo entrar.

Amo tu rostro inmóvil,

tus párpados cerrados,

la leve curva de la punta de tu nariz,

tus labios perfectamente

esculpidos,

con lujo de detalle.

Amo saber que,

aunque en el mundo

de tus ensoñaciones

estemos siempre

infinitamente separados,

en este otro mundo,

el que recorremos diariamente

tú y yo de la mano,

en este mundo agreste

y poblado de realidad y falacias,

tú eres tan mío como

estos versos que me arrancas

muy temprano en la mañana.

Te amo y quisiera

decírtelo al oído,

sentir el poder de

esbozar sonrisas en tus labios

con esas mágicas palabras,

sentir la proximidad

del pabellón de tu oreja

y mis labios apenas visibles,

salir al encuentro

del abrazo que te devuelve

a la realidad que compartimos

y sumergirme a tu lado

en ese instante surreal

y verdadero que

es vivir en medio de ese abrazo

incalculable.

Pero si lo hiciera,

dejarías de lucir tan

poéticamente amado,

tan secretamente mío,

tan metafóricamente ajeno

a mi.

Te amo cuando duermes

y quisiera verte así por

toda una eternidad,

pero te amo también

cuando caminas al lado mío

en el sendero de esta vida

que construimos día  a día

juntos.

“Pss… amor…. despierta”

-M-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s