Eres…

A veces te recuerdo como una música siniestra sonando en mi interior; a veces eres la melodía de una memoria turbia y confundida, o la suavidad y benevolencia de la quietud en la que me envuelve el olvido.

Un eco pendenciero en el fondo de mi alma, un grito muy lejano, a veces lastimero y suplicante, otras tantas desolado y angustiado; esta noche eres un silbido agudo que perfora mis contemplaciones, las inquieta y me lleva al fondo de mis temores pasados.

-M-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s