-continuación de nada-

…la única constante: tu ego y el mío discutiendo, mirándose de reojo, ignorándose mientras recuerdan sus desgastados argumentos… no nos dejamos nada ¿cierto? ni una pequeña parcela de mutuo acuerdo, ningún punto de convergencia. lo destruimos todo. insistimos en ello. aún ahora.

el problema siempre ha sido ese. no nos quedó nada más. ego y un poco de nostalgia. a veces es solamente nostalgia (e insistimos en recordar, en querer decir algo), a veces solamente egos lastimados, a veces una mezcla de ambos.

no sé cuánto más dure esta triste historia de niños enfadados. disminuidos ambos.

intentaré lo contrario. trataré de recordarte con ese halo de nostalgia y ternura ahora, cuando mi ego (herido por el tuyo) me inunda y sólo quiero revancha. quiero reafirmar lo otro, que también es cierto. aunque ya no te represente, aunque ya no seas tú.

si eso no funciona, es que ya no hay nada, más que la inercia de buscar, herir, olvidar. ese ciclo infinito, cada vez más desgastado y oxidado, tan disminuido como nosotros dos. la vida ha continuado y hemos ido dejando los pesados fardos atrás. a veces cargamos una vieja foto, un recuerdo inmenso en ligeras dosis. mientras nos quede eso, insisitiremos.

hasta que un día, el diminuto guijarro se quiebre cuesta abajo y hasta ahí lleguemos con nuestros irritados egos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s