otramamá

veníamos de vuelta a casa, regresábamos al sur y pasamos por donde estás ahora.

anochecía y era grata la sensación de retornar al hogar.

pensé que conforme oscurecía, debías sentir frío ahí donde te dejamos.

nosotros llegaríamos a la casa, a dormir con una luz encendida en el pasillo; ahí donde tú estás no habría luz ni habría beso de buenas noches ni calor de hogar y dormirías con las luces apagadas, en la diminuta caja donde te dejamos, en esos pasillos de mármol con letras doradas y flores marchitas.

sentí deseos de bajarme del auto, ir a darte un beso de buenas noches, leerte algo, abrazarte como lo hacías tú conmigo cuando era pequeña.

debes tener frío, otramamá, ahí donde te dejamos. debes sentirte sola, ahí encerrada.

buenas noches, otramamá.

buenas noches.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s