nota al margen ii

ya sólo me queda esta maldita nostalgia. ver fotos viejas, tuyas y mías. pensar en qué salió tan mal. sentir que perdí mi tiempo contigo por tantos años. querer enojarme contigo, querer insultarte.

maldita tristeza.

y tú tan sonriente. con tu amiguita en quién sabe qué motel. y yo con esta terrible sensación de asfixia.

amanezco con el corazón hecho mierda, inflamado, hinchado de llanto hecho polvo. lo siento. lo hago incluso con detenimiento para cerciorarme de que está ahí, de que esa masa incandescente que me consume es mi corazón calcinado, mutilado, atropellado.

seis veintinueve a.m.

ocho cuarenta y tres.

nueve diecisiete a.m.

pienso en accidentes automovilísticos, pienso en abrir mi pecho con un escalpelo y sacarme todas las letras de tu nombre, no dejar ni una, arrancarme este maldito corazón que duele tanto.

luego pienso en la gratitud, en lo bonito que es amar tanto, incluso a alguien como tú, en que sí fui feliz y en que sí te deseo todo el bien y la fortuna.

pero el corazón no deja de latir, de lastimar, de pesarme como una piedra enorme y fragmentada. roca caliza. perro atropellado. una mano destrozada por los neumáticos. amasijo de sangre y tendones.

no lo entiendo.
no lo controlo.
no lo logro abarcar y me consume.

me consumes, me arrastras, me destrozas, me elevas como ventisca polvorienta y contaminada. me incendias. me insultas. me empapas. sonríes. me quedo miserable y ennegrecida, ceniza humedecida e inútil. penosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s