bonsái

las páginas en blanco, vacías, como una invitación, como presagio. your heart’s a mess. los libros que leímos juntos, pero también todos los que no leímos. lo que el uno esperaba del otro, pensando secretamente (a veces no tanto) en cómo quería cambiarlo, en sus planes, las aspiraciones.

me moldeaste. te modelé a mi gusto.

llovimos juntos, reímos y cantamos. el mundo fue para nosotros primavera.

crecimos también, no siempre en la dirección correcta, sino hacia donde el otro lo empujaba.

nos podamos con la ferocidad del jardinero que destaza  un arbusto indefenso, sólo para lograr que tome una forma caprichosa. pero el arbusto retoña, crece, la figura se deforma, las tijeras pierden filo y el jardinero se fatiga.

me podaste pasivamente, en silencio, con la agresividad de las sonrisas y las caricias.

te podé, inmisericorde, con el filo de las palabras.

retoñamos y perdiste  la forma que yo quería que tuvieras, la que se esperaba.

mis ramas crecieron, te rasguñan, nos lastimamos, nos deformamos, nos hartamos.

“no tengo espacio para crecer”

***

¿recuerdas: “con las metáforas no se juega. el amor puede surgir de una sola metáfora”(*)?

las metáforas también son punto final.

(*) milán kundera, la insoportable levedad del ser

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s