oración

que la espera

aniquile

estas ganas

 

que la duda

nos corone

de lirios

 

que a mi piel translúcida

la esconda

el silencio

 

que nos llueva

-de repente-

la vida,

que se mueve,

que se aleja

 

desaparecer

en las movedizas

arenas del deseo

 

escurrir por

los paisajes

más extraños:

dame tu mano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s