Auf Wiedersehen

[1] hay despedidas que se cuelan poco a poco entre las grietas, que trepan como enredaderas hasta asfixiar toda luz con el maligno verdor de la hiedra.

despedidas echadas a los pies como sombras latentes que nos miran.

otra vez, la inmensa ola se aproxima y me arrastra al lugar de los finales y los comienzos. he de volver por la noche al departamento vacío, a lavar los trastes del desayuno apresurado, a mirar el lugar donde solía estar colgado tu impermeable, a limpiar todo rastro del adiós y de la ausencia.

[2] la trajiste contigo, la invitaste a dormir en mi casa, desayuno para dos que realmente era para tres, cruzar la ciudad buscando vestidos para ella. comprar el más bonito.

[3] hubiera cruzado el mundo entero para verte, para hallarte, para decirte lo que ya sabes. ahora las promesas guardadas por más de dos años se disolverán en mi interior, cediendo paso a su espléndida ponzoña.

…No me pudras.
Guarda mis incisivos en una caja de plata
pero no te arrodilles ante sus resplandores.
No me reces…

 

[4] esta despedida se alojó  en mis entrañas y el peso de su metálico sabor es lo único que me queda de tu presencia inalcanzable.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s