nota al margen xvii

te extraño y eso que no te has ido aún 

te miro y ya no sé qué dicen tus ojos

ya no se encienden como antes

ya no soy motivo, murmuro

y te doy espacio

y no hago preguntas

y renuncio a cualquier afán de reproche

(no vaya a ser que la pregunta nos devore a los dos)

pero extraño

el lugar

los momentos

saber que éramos motivo

el uno para el otro

y ya ni siquiera quiero decírtelo

porque necesito una señal

indicación de que sigues aquí

conmigo

te extraño y tengo miedo a decírtelo

no vaya a ser 

que no tengas nada 

que decir como respuesta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s