Compré un conejo en el mercado negro de animales,
lo hice porque me entristeció verlo en una jaula.
Pagué mucho por él.
Dicen que es un Polish, supongo que es la raza,
(aunque eso no me importa).
No sé nada sobre conejos, excepto que comen zanahorias
y según la Guía para el cuidado de conejos
también comen heno y verduras.

El conejo vive conmigo, los dos en un departamento.
Le asigné una habitacion con cinco ventanas.

Los martes salimos a caminar
y pensamos, cada quien en lo que puede.
Yo en números y en lo improbable,
Él, en más conejos.

A muchas personas les gusta el conejo a las brasas,
yo creo que son estúpidos
porque ignoran que los conejos también bailan
y pueden ser muchos.
Primero habrá cuatro,
luego ocho, dieciseis, treinta y dos, sesenta y cuatro
ciento veintiocho, doscientos cincuenta y seis, miles
de conejos que saltan y te rodean y se amontonan, te tapan y te asfixian.
En mis conversaciones el conejo oficia de metáfora o de símbolo.
Me gustan sus orejas peludas y me gusta la palabra conejo.

El otro día fuimos al bosque
y le gustó mas que su habitación.
Decidió quedarse ahí,
cerca de los cazadores
y  lejos de la comida gourmet con conejos.
Es que siempre se puede huir de los cazadores.

El conejo salta en un bosque lleno de conejos,
yo creo que está bien.
En mis conversaciones él oficia de metáfora o de símbolo.
Aunque  el bosque  será  siempre más grande
que los cazadores y los conejos.

Regresé a casa y pensaba que no siempre es posible
escapar de las balas o de la tristeza. Regresé a casa.

 

Eva Castañeda B.

Anuncios

nota al margen xvii

te extraño y eso que no te has ido aún 

te miro y ya no sé qué dicen tus ojos

ya no se encienden como antes

ya no soy motivo, murmuro

y te doy espacio

y no hago preguntas

y renuncio a cualquier afán de reproche

(no vaya a ser que la pregunta nos devore a los dos)

pero extraño

el lugar

los momentos

saber que éramos motivo

el uno para el otro

y ya ni siquiera quiero decírtelo

porque necesito una señal

indicación de que sigues aquí

conmigo

te extraño y tengo miedo a decírtelo

no vaya a ser 

que no tengas nada 

que decir como respuesta.

nota al margen xvi

esperar. esperar alguna señal de complicidad, de duplicidad, de binomio feliz. esperar deseando que no falte mucho para que me dejes ver lo que hay en tu mirada, en los silencios que se han vuelto incómodos entre los dos. esperar que la libertad, la falta de interrogantes, sean leídas como eso y no como falta de interés. esperar dudando de mi misma. esperar con paciencia porque, como escribió c. lispector.,  “siempre me parece una cuestión de paciencia, de amor creando paciencia, de paciencia creando amor”. porque seguiré esperando pacientemente una señal (como ya lo dije antes), mientras te siga queriendo como lo hago.

diario sin fechas vi

(i)

the weight of sadness

the sadness brought by memories

(ii)

the tiredness of strength

perpetual (fake) strength

explosions of courage, determination,

the optical illusion of purpose

(iii)

the optical illusion of purpose

(iv)

the meaning,

of what, exactly?

(v)

to be seduced by the possibility

of falling just a little bit

(vi)

tiredness

(vii)

loneliness

(viii)

those little rituals of memory

and forgetfulness

and answers to the wrong questions

and reinvention of the same old stuff

the same

the same

always the same

pretending this time is different

this time everything is new

I am new

I am different

I have learned

(ix)

optical illusions

(x)

deception

augurio

un colibrí vino de visita. lo sostuve en las manos, le di de beber. fue como aquella vez, hace tantos años. la gente nos dijo “es de buena suerte”. necesitaba creer en alguna clase de augurio. (ser bendecidos con el vaticinio de la buena fortuna).

aquél colibrí fue devorado vivo por las hormigas.

este simplemente murió. luego, seguramente, fue devorado por hormigas.

gafas de sol

vacía posesión de las cosas

poderosa contemplación de uno mismo

agua y café y cigarros y mañana y luz y nada más

problemas imaginarios

respuestas ambiguas

gafas de sol

plantas

¿qué hacemos del tiempo que se nos da?

never get old never get old never

never

never

post-its, barniz de uñas, pantimedias rotas,

preguntas sin respuesta

una mañana que se extienda, indefinida, por varios días

un jueves bendito

un azotado viernes

domingos falsos, palabras aleatorias

el animalito frágil en los blandos ojos de mi padre

distancia y música de los setentas

let’s get high tonight, baby, let’s get high

sonreír con cinismo

la poesía no existe

no existe

nunca existió

la poesía

nada es

todo me pertenece