anotaciones del miedo

( 1 )

“let’s meet there”

como si con esa frase se iniciara algo -en lugar de terminarlo.

si pudiera preguntarte directamente, si pudiera hablar francamente, sabría mejor dónde estoy, hacia dónde vamos.

( 2 )

para mi significa todo. iría como cuando te vi en berlín: con una valija pequeña y totalmente desarmada. sin táctica ni estrategia. no sé qué significaría para ti.

( 3 )

estoy dispuesta a esperar los años que haga falta. quiero estar lista para cuando eso sea. quiero poder darlo todo y ahora no sé si tenga algo que dar.

pero es ahora cuando dices “ven”.

(4)

hoy tengo ganas

hoy tengo ganas

de escribir un cuento de ovejas y fuego

de borregos que balan dulcemente

en un paisaje ficticio pero posible,

de sucesos creíbles y personajes mundanos.

hoy quisiera escribir

sobre paisajes lunares

o sobre tortugas que sostienen al mundo,

sobre lo que fuera

mientras fuese mentira,

mientras no dijera nada

sobre aquello que traigo

entre manos,

ennredado en la punta de la lengua,

encendido entre ceja y ceja.

hoy tengo ganas

de hablar de lo que sea

con quien sea

menos de aquello

de lo que realmente

quisiera hablar.

oratio nocturna

que el cansancio no me dé alcance

que jamás cedas a mi instinto

que te desveles junto conmigo

aunque distante

y que corramos en geodésicas

autopistas de ambiciones

que tu música nunca cese

y la mía pueda ser escuchada

que el costo sea crecer

y las consecuencias sean incalculables

 

que mi lluvia

y tu nieve

y el invierno

nos importen tan poco

pues esta madrugada  eterna

es todo lo que pido

todo lo que anhelo

todo lo que necesito

 

repasemos el camino andado

sepultémoslo en registros de recuerdos

que olvidamos

 

¡no hay tiempo que perder!

¡no hay tiempo!

 

te persigo porque sé que

estás inalcanzable

te escribo

porque sé que no me lees

 

tú me escribes

por alguna razón

que desconozco