nota al margen xvii

te extraño y eso que no te has ido aún 

te miro y ya no sé qué dicen tus ojos

ya no se encienden como antes

ya no soy motivo, murmuro

y te doy espacio

y no hago preguntas

y renuncio a cualquier afán de reproche

(no vaya a ser que la pregunta nos devore a los dos)

pero extraño

el lugar

los momentos

saber que éramos motivo

el uno para el otro

y ya ni siquiera quiero decírtelo

porque necesito una señal

indicación de que sigues aquí

conmigo

te extraño y tengo miedo a decírtelo

no vaya a ser 

que no tengas nada 

que decir como respuesta.

Anuncios

nota al margen xvi

esperar. esperar alguna señal de complicidad, de duplicidad, de binomio feliz. esperar deseando que no falte mucho para que me dejes ver lo que hay en tu mirada, en los silencios que se han vuelto incómodos entre los dos. esperar que la libertad, la falta de interrogantes, sean leídas como eso y no como falta de interés. esperar dudando de mi misma. esperar con paciencia porque, como escribió c. lispector.,  “siempre me parece una cuestión de paciencia, de amor creando paciencia, de paciencia creando amor”. porque seguiré esperando pacientemente una señal (como ya lo dije antes), mientras te siga queriendo como lo hago.

anotaciones marinas

i

canciones que son plegarias

plegarias que son ofrenda,

ganas que son antorchas,

palmas que son incendios

e incendios que se contienen.

·

ii

el mundo va redondeándose

perdiendo sus filos

sus bordes

(rocosas aristas)

y da paso a algo

más bien suave, más bien dulce

que se mece

cual brizna de hierba

en los trigales

·

iii

te miro y te pido que cantes conmigo

te miro y te digo

frases que son preguntas

palabras que son propuestas

propuestas que son promesas

promesas

que se derraman.

·

iv

cuando la marea suba

se llevará todo lo que

construyas en la orilla

con la espuma.

diario sin fechas iv

esta tarde fría canto por centésima vez

una balada turca cuya melodía ya conozco de memoria,

canto como quien reza con innegable fe,

como quien estira la mano tratando de cruzar el atlántico enterito y pienso,

pienso en tu cansancio, en que esperas tu tren pasando la medianoche,

en que has escrito besitos en tu último mensaje, así, en mi idioma,

no en el tuyo, no en el crudo inglés que usamos para comunicarnos

ni la lengua que has adoptado en esa segunda patria tuya

sino en el mío…

pienso

canto

río

siento

escribo

yo no sé mañana

yo no sé mañana

pero hoy,

hoy

la vida es

río resucitado,

alegría que hermana,

pacífica estepa,

milagrosa celebración

·

yo no sé tú

pero las carreteras,

los caminos

del mundo,

tienen el tamaño

justo

para que quepan

mis pasos

(que todo lo quieren medir

todo lo quieren tocar

todo lo quieren sentir)

·

yo no sé dios

pero la

curvatura

en mi espalda

es altar y es artificio,

herejía

y luminoso  festejo

al invierno

que se viene

·

yo no sé mañana

pero hoy

la vida es regocijo

y luz de sol

y canciones festivas:

antiguas y nuevas,

extranjeras y propias,

que nos bañan

de significado

aún cuando

éste

no exista nunca más.